Forever’s Not So Long

Posted by on 30 Jul 2011 | Tagged as: Videos

Un excelente cortometraje que te hace pensar que quizá tu último día con vida no sea tal y como lo planeaste.

¿Y tú con quién desearías pasar las últimas horas de tu vida?

Popularity: 1% [?]

Querida Luna

Posted by on 15 Oct 2010 | Tagged as: Uncategorized

Querida Luna:
¿Y si te dijera que estoy muerto? ¿Te reirías acaso? ¿Llorarías? La primera vez que me vi en el espejo y descubrí en él a un cadáver era yo un joven estúpido e ingenuo; valoré mi existencia basándome en un sueño que siempre quise creer una realidad y aislé mi alma, si así quieres llamar a mi esencia, de esperanza. Era un día de Noviembre, lo recuerdo porque aquel fue el que pensé sería el invierno más frío, claro que en aquel entonces no sabía de lo que hablaba y, mucho menos, sabía lo que era sentir. ¿Te ha pasado? ¿Aquella flama que te carcome por dentro y te hace suplicarle a la vida por un poco de calor? ¿Lo has sentido? Yo en aquel entonces empezaba a verme tentado por aquella misteriosa flama congelante y deposité en las letras y las palabras cada mililitro de mí ser, esperando encontrar no sólo un refugio, sino un mundo mejor.
¿Qué es un cuento?, ¿qué es una historia? ¿Es acaso un hogar donde tus emociones se resguardan de la vida o se trata, simplemente, de un escondite en el que tu mirada se pierde en el miedo de lo que está por venir? Quizá sea un poco de todo, pero, ¡oh, qué triste historia! Aquella vez era yo un chicuelo y le vendí mi sonrisa a un pasante encapuchado; me les entregué al odio, al rencor, a las pupilas muertas, a los silencios eternos. Y entonces llegó un resplandor. No, lo siento, no se trata de ti todavía, pero esta es sólo una recapitulación de la primera vez que vi a un joven vivo sonreírme del otro lado del espejo, era ingenuo, solitario, pero, también, se trataba de mí.
Sabes, aquel día dije: me siento vivo. Bueno, eso último es mentira ya que no dije ni pensé nada, sólo existí. Es triste, ¿no? Saberte vivo y no poder decírselo al mundo porque piensas que todo es un mito o que aquel lugar de dónde vienes se aproxima por detrás de ti con la única intención de secuestrarte y encerrarte en el vórtice de miseria del que tu alma viene. Bueno, así fue esto, corría tan rápido como me era posible y aprendía la magia del existir, del sonreír, del sentir, del entender y conocer. Como ya lo habrás anticipado, el resplandor murió dejándome atrapado en el silencio y el vacío del que vine. Todo fue mi culpa.
¿Qué por qué te cuento todo esto? ¿Por qué posas tus ojos por estas letras efímeras y continúas la lectura? Yo tampoco estoy seguro, pero poco importa porque, como antes te dije, estoy muerto. Me puedo dar el lujo de escribirte anécdotas cargadas de ilusiones pasadas e historias que jamás veré o viviré y, eso, es un hecho. Los muertos no sentimos las historias, sólo las escribimos en papel para que, los que aún tienen esperanza, levanten la mirada al terminar la lectura y se encaminen a un mañana, si no mejor, por lo menos nuevo y diferente. ¿Te interesa saber qué pasó después con mi cadáver? Si es honesto tu interés sigue leyendo, si no, ni te molestes en seguir. Está claro que apareces más adelante, pero, he muerto tantas veces ya que no me gustaría olvidarlas.
¿En qué me quedé? ¡Ah, claro! “Todo fue mi culpa”. Sí, era yo joven, el ataúd en el que me escondí tras eso era uno con mucha compañía, es difícil sufrir a gusto cuando existen quienes te hacen compañía, cuando existe alguien que te de caricias vacías y te haga mentirle a la vida con historias que jamás comprenderá, y poca falta hace dado que esa es justamente la razón por la que cuentas historias, para que no te comprendan y puedes navegar por el mundo de los vivos con un disfraz perfecto. El tiempo hizo su trabajo y se terminó ese capítulo con un misterio nuevo. Ahí es donde tú dices “aquí aparezco”. Sí, aquí empieza la historia que importa, al menos la que le importa a tus ojos curiosos y a tu nervioso pecho el cual, seguramente, se balancea suavemente mientras tu mente devora cada una de estas palabras. Bien, bien, dejaré de hablar de porciones de tu suave piel y continuaré la historia.
Aquel capítulo se había terminado, sin embargo, no era el fin de aquella historia. ¿Te ha pasado que sueñas con algo y cuando lo ves próximo a ti apartas la mirada y regresas a algún lugar en donde te sientes cálida? ¿No?, ¿sí? Pues, eso fue lo que ocurrió, mi cuerpo, ya en proceso de descomposición y con principios de rigor mortis, nadó de regreso a aquella isla de vacío donde se sentía acompañado, regresé a mi tumba donde sólo existía una utopía de papel colgada con cordones roídos. No te enojes, por favor, no quería huir, quería volar pero temía convertirme en Ícaro y al estar cerca de ti caer y ver mis aspiraciones ser sólo eso. Si, estúpido de mí, pero el capítulo que se escribió en mi tumba terminó como empezó, con silencio y agresión.
Silencio… silencio… el aire pasa lento y el frío emana de mí y no de los muros que me rodean. ¿Curioso, no? Frío, frío cuerpo el mío, pero más helado mi pecho, el cual se encontraba vacío de canciones. Entonces mis alas estaban colgadas en el armario, junto a mi disfraz de persona y el de amante. ¡¿Quién diría que aparecerías de nuevo en la historia?! Bueno, esa fue una pregunta estúpida, pero tenía que hacerse, creo. Ya no eras un Sol quemante y cegador sino que eras Luna; le diste calma a la tormenta y calmaste los pensamientos que se comían, vestidos de gusanos, cada uno de los rincones de mi mente. ¡Oh bella Luna! Y sí, la vida vino a mi cuerpo.
¿Quieres que continúe la historia? Lamento decirte que no lo haré, no porque no quiera narrar la historia sino porque ese libro es bastante extenso y aún está inconcluso y me apenaría que leyeras una obra incompleta. Sí, ya sé, ¿y entonces para qué escribí estas palabras? Yo tampoco estoy seguro. Le pregunté a una nube, esta mañana, si debía cantar, escribir, llorar, reír, vivir, morir, y lo único que hizo fue decirme que hacía mucho frío y que debía hacer algo que me quitara el frío. Los muertos no sienten el frío, ni el calor.
Y si te dijera que estoy muerto, ¿me creerías? No lo creas porque, si lo haces… lo estoy.

Popularity: 1% [?]

La Llamada

Posted by on 05 Sep 2010 | Tagged as: Uncategorized

Llamada

La lluvia azotaba ferozmente aquel día en que todo comenzó. Sofía, una hermosa estudiante de dieciocho años de edad, se encontraba esperando la llegada de su novio en el momento en que recibió una llamada telefónica; a pesar de que se trataba de un número desconocido que encubría a una voz conocida, ella temía de aquello que esa voz le decía, “Espero que seas lo suficientemente paciente como para esperarlo por toda la eternidad, cariño, ya que él está un poquito ocupado en este momento, ya que se encuentra con su verdadera novia, así que espero que no te importe que llegue un tanto tarde…”. Una estridente risa escapó de su teléfono a la vez que ella comenzaba a llorar. “Venga, no seas tímida- dijo la voz- no es tan malo… sabes, podría ir a recogerte en su lugar, ¿qué me dices?” Sintió como si una serie de balas atravesaran su pecho en el instante mismo que la voz pronunció aquellas palabras; también fue en ese momento que se percató de quién era el dueño de aquella voz, su nombre era Shady. Él era uno de sus mejores amigos en la escuela a pesar de que procuraba criticar a su novio al cual nombraba el “Night Crawler”, nombre que no hacia referencia a un superhéroe sino al hecho de que se trepaba de la cama de una chica a otra en una misma noche.
Sofía no dudaba de las palabras de Shady ya que encontraban absurdo el mentirse entre ellos, habían sido amigos desde que tenían cuatro años y se conocían bastante bien; a pesar de ello, Sofía encontraba en él una actitud sospechosa, tanto por la manera en que se expresaba como en el hecho de que su teléfono no hubiese registrado su número. Dudó un poco antes de aceptar la propuesta, pero ya que estaba completamente arreglada para una cena elegante decidió que no desperdiciaría las horas enteras que pasó frente al espejo y probador decidió acceder.
Pasados diez minutos tras haber terminado la conversación telefónica llegó Shady a casa de Sofía. Con plena confianza, estacionó su lujoso auto –el cual seguramente costaría tres veces más que el auto del padre de Sofía, el cual trabaja en un banco como gerente- frente a ella, quien titubeó un poco antes de acercarse al vehículo. “¿¡Qué onda?! ¿Te hice esperar demasiado?” preguntó mientras salía del auto con el fin de abrirle la puerta de copiloto y mostrar toda aquella caballerosidad que no había demostrado en la conversación telefónica. Una vez que emprendieron camino, Sofía no pudo evitar fijarse en la elegante vestimenta que Shady portaba, incluso parecía que el sabía de antemano los eventos que se iban presentando aquella noche, puesto que solo eso explicaría el porque su vestimenta empataba con aquel vestido rojo que ella traía puesto. Las lágrimas ya no se expandían por el rostro de Sofía, pero eso no significaba que fuese a sonreír ante las constantes bromas que su acompañante realizaba. Después de unos cuántos minutos se estacionaron en el estacionamiento del lujoso hotel en el que cenarían aquella noche. En dicho lugar sólo aquellos con reservaciones de más de una semana tenían permitido entrar para degustar la exquisita comida que ahí servían. “Me pregunto… ¿será que sabes algo que yo debería?, “¿A qué te refieres?”, “Pues, pareciera que tenías todo planeado… “, “pues, a decir verdad, así es…”.
-¿Cómo es que sabías lo que iba a pasar esta noche?-.
-Pues, verás, ha decir verdad no estaba tan seguro, pero antes de continuar me gustaría que supieras que no tengo malas intenciones, así que no hay por qué sospechar o tener miedo… ¿vale?-.
-…vale, pero de igual manera dime ¿qué está pasando?-
- Bien, bien, te digo…verás, Mariana, la chica con la que se suponía que iba a verme esta noche me habló hace un par de horas para cancelar y, poco antes de que me colgara, escuché la voz de Tomás en el fondo diciéndole, sin pena o pudor alguno, expreciones con tintes eróticos con el fin de que terminara la conversación cuánto antes para que pudieran seguir…-. Shady sabía que era inútil dejar escapar lágrimas, por lo que, decidido, continuó -… así que, pues, pensé que tú estarías sola esta noche y que posiblemente un poco de compañía no te haría nada mal…”.
Sofía quedó atónita tras escuchar aquello, por lo que no encontró razón alguna para mostrarse deprimida por lo de Tomás, puesto que Shady comprendía aquello por lo que estaba pasando.
El resto de la noche siguió su curso sin más altercados, una cena deliciosa aderezada con una serie de risas hiceiron de aquella cita inesperada una velada perfecta, limpia de los odios que sus respectivas parejas habían generado en ellos horas antes; nada en el mundo parecía importar. Una hora y media después de haber llegado al hotel ambos comenzaban a mostrar señales de que el vino había surtido su efecto por lo que optaron por pagar la cuenta y abandonar el restaurante. Cuando llegaron a la puerta del acensor Shady consiguió besar a Sofía sin que ella pusiera resistencia alguna y continuaron besándose cuando entraron en él. Cuando el elevador se detuvo Sofía escapó velozmente de él, sin embarfo las puertas no se abrieron en el lobby.
A pesar de la hora, Sofía mostraba pocos signos de somnolencia mientras se colocaba una a una sus prendas alistándose para abandonar aquella habitación, acción que conseguiría llevar a cabo sin siquiera ser notada. En el lobby del hotel se hizo de un taxi que la llevó a casa, había sdo una larga noche y estaba decidida a descansar un poco cuando optó por revisar su celular, el cual había dejado en la mesa de noche. Cuando revisó su celular descubrió, con cierta sorpresa, que había una gran cantidad de llamadas perdidas y mensajes nuevos. Decidió revisarlos rápidamente bajo la premisa de ignorar todo aquel que perteneciera a Tomás y al comenzar a leer los mensajes descubrió que los primeros cinco eran de la angustiada hermana menor de Tomás preguntando por el paradero del joven; los siguientes tres eran de la madre de Tomás, la cual desconocía completamente el paradero de su hijo; por último estabn los mensajes de Mariana, la novia de Shady, preguntando por él, ya que se suponía que oba a pasar por ella y jamás había llegado.
La lluvia azotaba ferozmente aquel día en que todo terminó. Fue muy doloroso para Sofía ver el cuerpo de Tomás descansando en aquel ataúd. Nadie volvió a saber de Shady.

Popularity: 1% [?]

Cuando contemplas el cielo…

Posted by on 25 Apr 2010 | Tagged as: Cuento

Todos los días Karen observaba por la ventana el pasar del día. Desde que se levantaba hasta que se acostaba, no hacía más que observar las nubes pasar y los tonos del cielo pasar de rojos a azules, de azules a rojos, de rojos a negros y de negros a rojos. Había día en que no dormía, tan sólo para observar al cielo. Su familia ya no sabía que hacer, puesto que por más que intentaban darle obsequios o invitar a sus amigas, con el fin de que se quitara de una vez de la ventana, ella jamás se movía. Las únicas veces que había quitado de los ojos del cielo fue cuando, a sus 14 años, instaló un sistema de drenaje, con ayuda de su amigo Carlos, a un lado de la ventana, de manera tal que no tuviera que apartarse ni un solo segundo.

Todos aquellos días Karen comía lo que le daban sus padres, quienes en ocasiones dejaban de enviarle comida para ver si así podían persuadirle de salir en busca de alimento, sin embargo se sorprendían con horror al ver a su hija devorando su propio excremento. No parecía haber forma de removerla de aquel sitio y cada vez que alguien –psicólogo, familiar, amigo, vecino, etc. – le preguntaba el porqué estaba tan obsesionada con el cielo ella siempre respondía: “¿a poco no es hermoso?”

En una ocasión un grupo de especialistas la fue a ver y trató de obtener más información del porqué se encontraba en aquel sitio contemplando el cielo y ella parecía no ceder, hasta que después de un año de convivir con ella, al fin reveló: “Mi abuelo me dijo que siempre que siempre que me sintiera sola, o confundida, o asustada, observara el cielo y él me respondería todas mis dudas, inquietudes y siempre estaría ahí para mi…”. Los especialistas, inquietos, conversaron entre ellos unos instantes y, tras un acuerdo, le dijeron a Karen: “Pero… ¿qué duda o inquietud o miedo te mantiene observando el cielo?” Ella, decorando su rostro con una sonrisa volteó a verlos y comentó con voz serena: “¿Por qué no me contesta?”

Todos los días Karen observaba por la ventana el pasar del día, hasta que un día de Noviembre, a sus veinte años, se puso en pie y caminó torpemente hasta la sala de su casa, donde se encontraban sus padres. Cuando la vieron de pie rompieron en llanto, la alegría era tal que habían olvidado por completo la angustia de los últimos seis años en que ella había estado sentada frente a la ventana. Karen los observó con una enorme sonrisa hasta que por fin dijo: “El abuelo está tomando una siesta”.

Popularity: 1% [?]

Boicot de ignorancia

Posted by on 15 Mar 2010 | Tagged as: Opinión

Paseando en las redes sociales me encontré con un grupo que dice lo que sigue:

Unase y comprometase a boicotear el dia 18 de marzo del 2010 a Bimbo, Walmart, Coca Cola, Liverpool, y todo el resto de [..] que NO pagan impuestos y apoyan al mal gobierno. El boicot incluye a las televisoras, medios vendidos, etc., etc.

Además de ser muy vaga y poco objetiva este tipo de propaganda solo expresa la ignorancia y mediocridad en la que viven estos grupos ya que fomentan que se pierda en la bulla los verdaderos problemas de este país.

Empezando con el hecho de que están acusando a estas empresas de evasión fiscal, lo cual es un delito grave y no es para un boicot es para una demanda. Sin embargo estas empresas por su seriedad no caen en estos esquemas, mas bien a lo que recurren es a la deducción de impuestos.

Las empresas utilizan las herramientas legales que les permiten deducir impuestos. Siendo objetivos las empresas no son culpables de que existan estas herramientas, simplemente toman las oportunidades existentes. El verdadero origen de este problema recae en las leyes y el sistema fiscal que impide una recolección justa de los impuestos. ¿Un supuesto boicot soluciona algo? No. ¿Una marcha? No. Lo que debemos hacer es exigir a los legisladores que pongan orden y efectúen la verdadera reforma fiscal que hace falta en el país.

Ahora, hablando de los que no pagan impuestos ¿Quiere decir que se boicoteara también a todos los informales? ¿Se dejará de comprar en los puestos afuera del metro, los discos piratas, vagoneros, transporte pirata, viene-viene entre otros? ¿A todas las pequeñas empresas que no pagan impuestos por costumbre? Recordemos que cada vez que se compra un disco pirata se están evadiendo impuestos. El comercio informal es un importante ente económico que no paga impuestos, pero como dan su apoyo al gobierno legítimo y pagan su cuota a los líderes nadie dice nada.

Dejemos siempre de echar la culpa de nuestros problemas al gobierno y las grandes empresas. Dejemos este tipo de actitudes de quejarnos y no solucionar los problemas de fondo. Es muy bonito hablar de boicot pero seguir comprando discos piratas, dando mordidas y evitando pagar lo que nos corresponde. Exijamos que se solucionen los problemas de origen y que se haga cumplir la ley (siempre y para todos), que desde los pequeños a los grandes paguen impuestos justos. Empecemos a boicotear a los informales y exijamos apoyos a las pequeñas y medianas empresas y que se efectúen las reformas basadas en hechos y no en política.

Las empresas extranjeras pueden traer mucho capital y beneficios a México. Si no lo hacen no es su culpa, sino la nuestra por no poner las reglas clara y no exigir lo que corresponde. Muchas de estas empresas generan una importante cantidad de empleo e ingresos que nosotros como mexicanos no hemos sido capaces de generar por nuestra limitada cultura empresarial. Mucho de los negocios extranjeros cuenta con importante capital de inversión nacional. Por ejemplo cada vez que rompen un vidrio de McDonalds no están afectando al corporativo, pierde dinero el inversionista mexicano que paga impuestos y da empleo a mas mexicanos.

Esta mentalidad es la que nos limita como país. Dejemos de echar culpas al aire y gastar el tiempo en este tipo de acciones sin sentido. Tengamos un poco de madurez política y económica como sociedad y trabajemos en leyes justas y programas que promuevan no un mundo de microchangarros, sino un mundo de creación de pequeñas y medianas empresas y lo mas importante, hacerlas crecer. Empresas que generen productos nacionales de calidad y precio que puedan sustituir a los importados.

Apoyar a los negocios mexicanos no tiene que ser de un solo día y tampoco debe ser con el fin de “fregar” a los otros. Hay que tener una visión más amplia, acusar con pruebas, ser objetivos y coherentes entre lo que exigimos, y lo que hacemos.

Popularity: 1% [?]

La “Canica Azul” de la NASA

Posted by on 01 Mar 2010 | Tagged as: Fotografías

Popularity: 1% [?]

Volcanes

Posted by on 08 Feb 2010 | Tagged as: Fotografías

El Popocatépetl e Iztaccíhuatl cubiertos de nieve en la Ciudad de México.

Popularity: 1% [?]

Cigarro

Posted by on 07 Feb 2010 | Tagged as: Uncategorized

El cigarro estaba en el suelo, encendido, esperando a que alguien le aspirara. La luz de la luna era imperceptible entre tanto humo, nadie notaría jamás la presencia de aquel pequeño y diminuto ser que se posaba en el piso, o al menos nadie que no fuera aquel sujeto de cabello corto y mirada misteriosa. Llevaba rato viendo al cigarro, ahí, tan quieto, tan mudo, tan increíblemente frágil e indefenso, como no lo fuera cuando se posaba en su boca. Seguía ahí, contemplando a hombres y mujeres tomar de unos vasos un extraño líquido amarillento con espuma; lo mismo hacía aquel bárbaro que le había dejado caer hacia unos minutos; bebía, reía, acariciaba el muslo de una joven diez años menor que él, mientras que ella le contestaba la caricia en la entrepierna, y, sin embargo, no le quitaba la mirada de encima.
Había pasado ya tres veces aquel señor de blanco con botas negras, no le había puesto atención alguna, ni siquiera se había percatado de su existencia ni del hecho de que lentamente contagiaba al suelo de madera con su tristeza. Mirada Misteriosa veía al cigarro llorar, mientras que su mano se entretenía con el sexo de la mujer, a lo cual ella reaccionaba con un “nos van a ver… detente…” seguido de una tímida y sutil risa que era audible hasta para las personas que apenas iban a atravesar la puerta de madera vieja y rancia.
Han pasado ya tres horas desde que comenzó el incendio en aquel bar, Mirada Misteriosa sujetó a la joven que lo acompañaba para que no escapara y ambos se fundieron con la noche. El cigarro por fin había sido visto por botas negras, y, en un arranque de alegría, la euforia de cigarro era incontenible, el mesero huyó despavorido. “Un lamentable suceso” afirmaba la policía mientras los bomberos intentaban apagar aquellas flamas.

Popularity: 1% [?]

DF: Palacio de Donceles

Posted by on 23 Nov 2009 | Tagged as: Fotografías, Reseña

Nuestra ciudad alberga testigos que observan inmutados el paso de las generaciones. Cambia su tono, su función y su significado pero alberga la historia que nos conforma como ciudadanos.

El Palacio de Donceles, hoy cede de La Asamblea de Representantes del Distrito Federal se ubica entre las calles de Donceles y Allende en el centro histórico de la Ciudad de México.

En 1909 un incendio destruyo el Teatro Iturbide cede de la Cámara de Diputados en el Porfiriato. Para 1910 el nuevo recinto estaba listo para albergar al cuerpo legislativo, época de cambios e ideales.

Este bello espacio alberga grandes sucesos de nuestroa historia. Se aprueba la Ley de Expropiación Petrolera, se otorga el voto a la mujer y tomo protesta la primer mujer diputada y en el 42 Manuel Ávila Camacho declara la guerra al eje. El Palacio de Donceles es testigo de las leyes que conforman nuestro gobierno y parte de la larga y penosa historía de la democracia en nuestro país.

1910:

Hoy:

Google Street View:


Ver mapa más grande

Reseña Histórica
El palacio de Donceles, a 90 años de historia y política en la ciudad (2001)
Asamblea Legislativa del Distrito Federal (México)
Asamblea Legislativa


http://www.flickr.com/photos/library_of_congress/3121118112/

La antigua Cámara de Diputados

Popularity: 2% [?]

Protesta del SME y la indiferencia del ciudadano

Posted by on 14 Nov 2009 | Tagged as: Fotografías, Opinión

El pasado miércoles 11 de noviembre Martin Esparza lideró una serie de protestas con el fin de que el gobierno federal cumpliera con sus caprichos. Dando los últimos manotazos de poder sindical ahoga cada vez más su causa en la indiferencia y desprecio de los capitalinos.

Su estrategia fueron marchas, marchas y más marchas cerrando carreteras y avenidas principales. Desquició la vida de 20 millones de habitantes ante la lucha de mantener el poder de este sindicato. Su lucha y argumentos son tan débiles que tuvieron que recurrir a que otras organizaciones para hacer montón diluyendo sus exigencias en la demagogia e ideales poco definidos.

Lo más triste fue el cierre de universidades públicas. Lo último que se debe afectar es la educación del país ya que es la única forma en que podemos salir del atraso en el que nos encontramos.

Entre sus objetivos se encontraba exigir a los medios de comunicación imparcialidad. ¿Y como hicieron este pedido? Insultándolos:

Solciitud del SME a una cobertura mas amplia e incluyente de la lucha sindical

Dejando a un lado el daño a propiedad privada, la misoginia de las pintas y las faltas de ortografía, por sentido común la peor forma de hacer una solicitud es mentarle la madre a alguien. Si su objetivo era recibir menos atención a su causa y mas desprecio por parte de los medios, van por buen camino. Estos grupos deben aprender que es necesario que dejen a un lado la humillación y los insultos.

Y al final del día, ¿Qué se obtuvo? Nada.

Los ciudadanos estamos hartos e indiferentes a las marchas y plantones que han sido sobre explotados por este tipo de movimientos. No lograron ganar adeptos, ni formar acuerdos, ni exponer su postura. Cerrando autopistas y haciendo pintas solamente permite que los medios los expongan como agresivos y desconsiderados. Recordemos a López Obrados. Se la paso meses viviendo en Reforma y logro exactamente lo mismo. Perder apoyo popular y que las cosas siguieran el mismo rumbo (Aunque le permitió crear su país virtual en donde el si podía ser presidente). Le han quitado todo el valor y poder que tenia la manifestación pública.

¿Qué teníamos que apagar la luz a las 730 de la noche? Los ciudadanos efectuamos nuestras actividades normales esperando algún día en que tengamos empresas públicas productivas y de alta calidad. El día en que los sindicatos sean responsables y dejen de velar únicamente por su poder y los beneficios del los lideres. El día en que busquen la defensa del trabajador y de algo sumamente valioso para él: Su fuente de trabajo.

Popularity: 1% [?]

Next»